Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

Blockchain en seguros para ofrecer nuevos modelos de negocio

12 Marzo 2019
Blockchain en seguros

Además de garantizar la seguridad de los datos y eficiencia de los procesos, el blockchain ofrece al sector seguros una oportunidad disruptiva para crear nuevos productos.

Aunque se encuentra en una fase de desarrollo, el blockchain está llamado a redefinir la relación entre aseguradoras y usuarios. Además de reducir los costes, la tecnología de la cadena de bloque garantiza la seguridad, interoperabilidad e inmutabilidad de la información en un sistema descentralizado que no requiere de una autoridad central ni terceras partes, y que de forma automática ejecuta los smart contracts cuando se cumplen las condiciones previamente establecidas. Las soluciones basadas en blockchain permitirán, por lo tanto, ofrecer coberturas concretas para necesidades específicas.

Nuevos productos

El sector de los seguros goza de buena salud. La valoración efectuada por la autoridad europea de seguros y pensiones de jubilación (EIOPA) a finales de 2018 puso de manifiesto la capacidad de resistencia del sector.

Sin embargo, su modelo de negocio ha permanecido prácticamente inalterable durante los últimos años. El sector debe afrontar principalmente dos grandes retos: dar respuesta a las necesidades de los usuarios que demandan productos a medida y cumplir con la directiva europea de pagos y Solvencia II, que obliga a las aseguradoras a garantizar que tendrán fondos propios suficientes para cubrir sucesos negativos.  

Los smart contracts o contratos inteligentes aseguran que cuando se cumplen las condiciones previamente establecidas, se auto-ejecutan y de forma automática, sin intermediarios ni mediadores, hacen cumplir las cláusulas y condiciones del mismo. Al estar desarrollados sobre blockchain garantizan la confidencialidad de la información, inmutabilidad y transparencia.

Así, el uso de smart contract permite acceder a plataformas automatizadas que seleccionan en tiempo real el mejor proveedor del servicio en base a una serie de criterios seleccionados anteriormente. Mejorando los ratios de tramitación y gestión de siniestros, minimizando la burocracia y estableciendo una relación basada en la confianza entre asegurados y aseguradoras. Por ejemplo, cuando un conducir quiere contratar un seguro para su vehículo, transmite a varias empresas su petición. Una vez analizada y evaluado el riesgo, el usuario recibe varias ofertas, elige la que más le conviene y automáticamente se activa un smart contract. Tras verificar la identidad digital y la propiedad del coche, el usuario ingresa la cuantía de la póliza y recibe un certificado. El conductor podría disfrutar así de un seguro a la carta que se activa y desactiva en función de la solicitud del usuario.

La identidad digital registrada en blockchain permitirá al usuario contratar en tiempo real un seguro para un trayecto concreto. La identidad del conductor ejecuta un smart contract para el trayecto y las condiciones establecidas.

El ahorro potencial en costes de tramitación en seguros de vehículos del uso de smart contracts podría suponer entre un 13-15% anual, según Antonio Serrano, doctor en derecho.

Su campo de aplicación, no solo abarca el seguro de vehículos. Es adaptable a seguros de viajes, agrícolas, hogares, etc. En el caso de los seguros agrícolas, facilita la gestión y verificación. El agricultor remite a la compañía la superficie a asegurar y el valor potencial de su cosecha. Recibe la póliza, abona el coste y se ejecuta un smart contract. El contrato inteligente incluye una cláusula que obliga al usuario a remitir fotografías geolocalizadas de la zona con cierta periodicidad. Así, la información se registra en blockchain, incluyendo la fecha y hora de la misma. En caso de que la cosecha se viera afectada por inclemencias meteorológicas, el contrato recurre a fuentes externas como la AEMET para verificar la información y el pago se realiza de forma automática según los plazos establecidos.

Reaseguro

El reaseguro es un contrato mediante el cual una compañía de seguros vende parte del riesgo a un tercero con el propósito de minimizar las pérdidas en caso de situaciones desfavorables. Blockchain, además de desintermediar las plataformas de compra-venta de riesgo, permitiría agilizar y garantizar la ejecución del contrato a través de la ejecución del smart contact cuando se producen las condiciones establecidas en el mismo, automatizar las compensaciones, reduciendo, así, la burocracia, mejorando los plazos de pago y eliminando la incertidumbre.

Las soluciones basadas en blockchain en el sector seguros mejorará la satisfacción y, por ende, la retención de clientes, al eliminar algunos estigmas y establecer una relación de confianza entre empresas y asegurados.

KYC

Como sucede con las entidades bancarias, las aseguradoras deben invertir tiempo y recursos para cumplir con el KYC. Además de los costes que requiere identificar a los clientes con información personal y registrar sus operaciones, esta información no se intercambia entre distintas compañías. Tal y como apunta PwC, blockchain permite almacenar esta información de forma segura y compartida en tiempo real entre todos los miembros de la red.

Por tanto, reducción de los costos del KYC, automatización de las tareas con menos valor añadido y mejor precio, son algunos de los beneficios señalados por PwC en su informe Blockchain, a catalyst for new aprroaches in insure.  

Compartir
Suscríbete al blog