Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

Claves de la implementación de la IA en la administración pública

08 Febrero 2019
IA en la administración pública

Reducir los tiempos de espera, disminuir la burocracia y mejorar la atención al ciudadano son los principales beneficios del uso de la IA en el sector público.

Definida por la RAE como la “disciplina científica que se ocupa de crear programas informáticos que ejecutan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje o el razonamiento lógico”, la inteligencia artificial también ha llegado al sector público. A pesar de que se encuentra en una fase inicial, la administración pública apuesta por el software cognitivo y los ciudadanos se muestran predispuestos a utilizar servicios de IA.

Según el estudio elaborado por Fujitsu, el 47% de las tecnologías que implantará la administración pública para avanzar en su transformará digital estará destinada a inteligencia artificial. En Estados Unidos, IDC señala que la inversión en tecnologías cognitivas crecerá un 54,3% entre 2018  y 2021.  

Por su parte, la ciudadanía se muestra predispuesta a incorporar soluciones de IA. Según una encuesta realizada por Accenture a más de 6.000 personas, el 54% de los ciudadanos utilizará los servicios de IA proporcionados por el gobierno. El porcentaje aumenta al conocer sus posibles beneficios. Un 66% utilizaría un chatbot si mejoran los tiempos de devolución de impuestos o solicitud de beneficios sociales.

Eficiencia y ahorro

El uso de la inteligencia artificial en el sector público tiene un ahorro potencial para la administración de 3,3 billones de dólares anuales, según Deloitte. La automatización de las tareas más simples y la optimización de los tiempos de gestión permiten mejorar la eficiencia y eficacia de la administración pública.

Entre las soluciones que cuentan con una mayor tasa de penetración en el sector público destacan los chatbots. Para Kim Nelson, directora ejecutiva de soluciones de gobiernos estatales y locales de Microsoft, “es una de las áreas emergentes donde la IA tendrá un mayor impacto en el gobierno estatal y local, y es donde están experimentado para sentirse cómodos.”

El gobierno de Singapur ha alcanzado un acuerdo con Microsoft para explorar el uso de los chatbots en los servicios públicos. La iniciativa pretende que las páginas web de la administración pública sean más accesibles y atractivas para el ciudadano con la incorporación de webchat. Por su parte, el asistente virtual del departamento de ciudadanía e inmigración de Estados Unidos, EMMA, responde a más de medio millón de preguntas al mes sobre inmigración.

IA en el sistema judicial

Mientras en Estados Unidos el uso de herramientas para asuntos civiles y penales es bastante popular, en Europa las iniciativas basadas en algoritmos cognitivos son escasas y se limitan al sector privado. Tal y como señala la Carta Ética Europea sobre el uso de la inteligencia artificial en sistemas judiciales presentada por el Consejo de Europa en diciembre de 2018. Un documento que establece una serie de principios y valores para el uso de la IA y analiza el estado de la inteligencia artificial en la justicia.

La carta revela que las aplicaciones de la IA en el sistema judicial se orientan a: buscadores de jurisprudencia, resolución de dudas online, asistentes en la redacción de escrituras, categorización de contratados y chatbots para informar a los demandantes y apoyar procedimientos legales. Para ello, recurren al procesamiento del lenguaje natural y el machine learning para identificar correlaciones entre diferentes parámetros de una decisión y “predecir” una futura decisión judicial. No obstante, el informe matiza que el estado actual de estas técnicas no permite obtener resultados totalmente fiables.

IA en la administración española

Los expertos consideran que es fundamental un cambio de paradigma en el diseño de soluciones; pasando de sistemas que resuelven problemas a soluciones que contribuyen a su resolución. Así lo refleja el Observatorio del Sector Público (OSPI) en el documento resumen del encuentro de expertos Inteligencia artificial y su aplicación en los Servicios Públicos, que recomienda compartir información, potenciar la creación de pilotos en los que participen emprendedores y profesionales y evitar que la normativa obstaculice el desarrollo de la IA.

El Ministerio de Economía y Empresa español está trabajando en la elaboración del Libro Blanco de Inteligencia Artificial que pretende resaltar las implicaciones sociales, económicas, jurídicas y tecnologías sobre la utilización de los datos, y ofrecer recomendaciones y buenas prácticas para que esta tecnología tenga un impacto positivo en la sociedad. Además, está prevista la firma de una declaración conjunta de la Unión Europea para abordar la implementación de la tecnología, establecer alianzas y crear un grupo de expertos para el desarrollo de la estrategia europea.

Para el OSPI, los tres beneficios principales del uso de la inteligencia artificial en la administración pública son: agilizar el funcionamiento interno de la administración pública, mejorar la calidad de los servicios prestados y contribuir a crear un ecosistema propicio para el desarrollo de empresas dedicadas a la IA.

 

Compartir
Suscríbete al blog