Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

IA, blockchain o plataformas de credibilidad: aliados en la lucha contra las fake news

16 Octubre 2018
fake news

Las fake news aumentaron un 365% en 2017 y se han convertido en un fenómeno que amenaza el derecho a la información.

España es uno de los países más preocupados por las fake news. El 57% de los españoles confirma haber identificado una noticia falsa como verdadera, según revela el informe Edelman Trust. A nivel mundial, el 63% de los ciudadanos son incapaces de distinguir entre noticias, rumores o fake news. Estos datos demuestran el impacto de las fake news en la sociedad. “Un problema relativamente reciente, pero que puede tener consecuencias devastadoras en la confianza de la ciudadanía en la era digital, en el derecho a la información y por ende, en la democracia”, afirma el director general de Alisys, Eduardo Gómez de Tostón.

¿Qué son las fake news?

La Red de Periodismo Ético (EJN) define las fake news o noticias falsas como “toda aquella información fabricada y publicada deliberadamente para engañar e inducir a terceros a creer falsedades o poner en duda hechos verificables”. Su aparición está asociada al fenómeno denominado como posverdad (o post-truth en inglés), término acuñado en 2016 a raíz del triunfo de Donald Trump y el Brexit donde internet y los mensajes manipulados jugaron un papel clave en la resolución final de los acontecimientos.

Influencers y bots desempeñan un rol fundamental en la propagación de las noticias falsas por la red. Mientras los primeros aumentan exponencialmente el alcance de las publicaciones, los segundos publican automáticamente contenido con el objetivo de obtener un beneficio o perjudicar a algo o a alguien. Los bots, además, son capaces de simular el comportamiento humano e interactuar con otros usuarios.

Impacto social y económico

En 2017, las fake news aumentaron un 365%, según el estudio Approaching the Future 2018. Para Antonio L. Manzanero, director del grupo de investigación en psicología del testimonio de la Universidad Complutense “aceptamos la información falsa incorporándola a nuestros recuerdos cuando no tenemos una memoria fuertemente asentada sobre esos hechos, cuando es congruente con nuestras expectativas o creencias y cuando consideramos la fuente de información fiable”. El estudio dirigido por Manzanero puso de manifiesto que, a pesar de que el 60% cree ser capaz de identificar una noticia falsa, el 86% considera como noticia una fake new. Para llevar a cabo la investigación, realizaron encuestas telefónicas con titulares falsos y verdaderos. El 75,7% de los encuestados pensó que era cierto que “Amazon se prepara para lanzar un supermercado robotizado” y el 53,8% dio por válido el titular “Jordi Pujol amenaza al Estado que si iba a la cárcel, publicaría un dossier que haría caer la democracia en España”. En contraposición, el 44,6% de los encuestados pensó que era falsa la noticia “Detienen a un hombre por llamar 2.600 veces a una compañía telefónica para no estar solo”.

La dificultad para identificar contenidos falsos de verdaderos radica en que las fake news respetan el formato tradicional de noticia a pesar de no regirse por los principios, normas y procedimientos de la información periodística. Asimismo, los hábitos informativos de los usuarios, el escepticismo a los medios de comunicación y la proliferación de sistemas automatizados de publicación de contenidos influye en la propagación y alcance de las fake news. El 65% de los usuarios se informa a través de redes sociales, buscadores o apps de noticias, según el informe Approaching the Future 2018, y la confianza en los medios de comunicación ha decaído del 64% al 22%.

Las noticias falsas también afectan a la reputación e imagen de las empresas. Las fake news sobre empresas ocupan el tercer lugar en el ranking de informaciones falsas. Además, según el estudio de MIT, las historias falsas tienen un 70% más de probabilidades de ser retuiteadas que las verdaderas.

Lucha contra las fake news

Existen diferentes iniciativas para luchar contra las noticias falsas. Facebook emplea técnicas de inteligencia artificial para identificar informaciones falsas y ha creado centros de control de contenidos inapropiados donde más de 1.000 personas revisan los contenidos denunciados por los usuarios en la red social. Por su parte, Google ha puesto en marcha la iniciativa Google News Initiative cuyo objetivo principal es apoyar a los periodistas y dotarles de herramientas que faciliten la labor periodística.

La Universidad de Michigan, en colaboración con la de Ámsterdam, está desarrollando un proyecto que utiliza un sistema de procesamiento natural (NPL) para identificar expresiones y estructuras lingüísticas para valorar la credibilidad de un contenido. “Usamos secuencias y categorías de palabras, signos de puntuación... Estas representaciones se incorporan al aprendizaje del algoritmo y éste decide cómo valorarlas para dilucidar si la noticia es falsa o verdadera”, afirma Rada Mihalcea, directora del proyecto.

En España, los periódicos El País y El Mundo han anunciado su adhesión a The Trust Proyect, la plataforma internacional que identifica y prepondera la información de calidad como herramienta para combatir las noticias falsas. Por su parte, en Europa, el Grupo Independiente de Alto Nivel sobre Noticias Falsas y Desinformación ha propuesto numerosas iniciativas para: aumentar la transparencia, poner a disposición de periodistas y usuarios herramientas para luchar contra la manipulación y la desinformación, favorecer la diversidad y evaluar las medidas. Entre las tecnologías clave para combatir las fake news, el informe señala al blockchain como herramienta para validar “la información y/o fuentes, mejorar la transparencia y trazabilidad y promover la confianza en las noticias que se muestran en internet”.

A pesar de los avances tecnológicos, los expertos coinciden en la importancia de la colaboración entre organizaciones para luchar contra las fake news. “A medida que pase el tiempo, crecerán alianzas entre empresas tecnológicas, universidades y plataformas de redes sociales, ya que todos estamos tratando de resolver el mismo problema de diferentes maneras y enfoques», sentencia Dan Brahmy, consejero delegado de Cyabra. Para Eduardo Gómez de Tostón, director de Alisys, “es fundamental que gobiernos, organismos públicos, asociaciones de prensa, empresas privadas y sociedad civil sumemos esfuerzos para pugnar en una batalla nacida al calor de la tecnología. Y será la propia tecnología, mano a mano con la concienciación ciudadana, el arma fundamental para debilitar y aminorar la proliferación y el impacto de las fake news”.

Compartir
Suscríbete al blog