Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

Robótica en el aula para comprender, hacer y aprehender

24 Septiembre 2018
Robotica en el aula

La robótica educativa convierte el aprendizaje en un proceso bidireccional y centrado en el alumno.

Potenciar la capacidad de exploración y convertir la robótica en una excusa para comprender, hacer y aprehender la realidad. Así define Nelson Barrera, de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, en el artículo Uso de la robótica como estrategia didáctica en el aula, la robótica educativa "un medio de acción disponible en los procesos educativos, por el carácter activo, participativo y cooperativo de los estudiantes, favoreciendo su evolución desde un punto de desarrollo cognitivo real a un punto de desarrollo cognitivo potencial". Barrera destaca el potencial de la tecnología como material de apoyo para convertir el aprendizaje en un proceso bidireccional y centrado en el alumno.

Fomentar la iniciativa y la proactividad del estudiante, introducir la inteligencia artificial y la robótica en las aulas, potenciar las competencias tecnológicas o asistir al docente son algunas de las ventajas del uso de los robots sociales en la educación. Unos beneficios que el profesor de ciencias de la computación, ciencia cognitiva e ingeniería mecánica de la Universidad de Yale, Brian Scassellati, atribuye a su capacidad para imitar el lenguaje y los gestos de los humanos pero sin ser “lo suficientemente sociales como para que los niños se sientan nerviosos o ansiosos a la hora de interactuar con ellos”.

Robots orientados a la educación

Lanzado al mercado por primera vez en 2006, Nao está especialmente orientado a la educación por su capacidad para interactuar con todo tipo de público. Actualmente, se comercializa la versión Nao6, un modelo que destaca por la robustez, agilidad y precisión de sus movimientos.

Totalmente programable, el robot puede hablar en 20 idiomas y es una solución eficiente para la formación tanto de niños como de adultos.

Aprendizaje proactivo

El profesor de tecnologías de interacción inteligentes de la Universidad de Tsukuba, Fumihide Tanaka, ha desarrollado un método de aprendizaje basado en intercambiar el rol convencional del alumno, es decir, el estudiante adquiere un papel activo en el aprendizaje y es el alumno el que debe enseñar a Nao. “Nuestra visión es desbloquear, actualizar y potenciar las capacidades humanas con la ayuda de estas tecnologías”, afirma Tanaka.

Esta técnica de aprendizaje ha sido utilizada para practicar la escritura y la enseñanza de idiomas, aumentando la eficiencia del aprendizaje, motivando al estudiante y fomentando la empatía.

Clases de inglés

Siguiendo el método Tanaka, el profesor introdujo a Nao en las clases de inglés de niños japoneses de 3 a 6 años. El robot cometía errores deliberadamente para que los estudiantes le corrigieran. Los niños se convertían, por lo tanto, en el profesor de inglés de Nao. Las pruebas revelaron que los niños se involucran mucho más en el aprendizaje de idiomas con robots sociales que incluso con la utilización de otras tecnologías como tablets o pizarras interactivas.

Gramática

El mismo procedimiento fue utilizado para mejorar los problemas de escritura. Los alumnos se vieron obligados a esforzarse en su propia caligrafía y ortografía para enseñarle a Nao.

Dificultades de aprendizaje

Además del procedimiento del profesor Tanaka, otras instituciones educativas apuestan por la introducción de Nao en la educación. Para Thierry Karseni, profesor de la Universidad de Montreal, el robot de Softbank “promueve el aprendizaje de estudiantes de muchas maneras y ha ayudado en los últimos dos años a valorar la relevancia del uso de robots humanoides en la educación”.

En Quebec se han llevado a cabo dos proyectos educativos. El primero estaba orientado a estudiantes con dificultades de aprendizaje, que encontraron en el robot una solución que facilita su aprendizaje, fomenta el trabajo en equipo y les enseña a leer y escribir. Por su parte, el segundo consistía en programar a Nao con diferentes niveles de dificultad.

Los robots sociales son utilizados habitualmente en niveles educativos superiores orientados: a programación, conocimientos matemáticos, fomentar e impulsar la innovación y la inteligencia artificial.

Colaboración con los docentes

Las funcionalidades de Nao en la educación se realizan bajo la supervisión y asistencia del profesorado. Todos los expertos señalan la importancia de la colaboración con la comunidad educativa. “Los robots no van a reemplazar a los maestros, ni siquiera a largo plazo, sino más bien van a apoyar a los docentes y a complementar el plan de estudios”, afirma Joseph Michaelis, doctorado de la Universidad de Wisconsin-Madinson.

La introducción de los robots sociales en la educación tiene beneficios tanto para el alumnado como para el profesorado. Mientras los primeros encuentran en Nao una herramienta eficiente para avanzar y enriquecer el proceso de aprendizaje, los segundos tienen a su disposición una solución para involucrar, fomentar y motivar al alumnado.

Compartir
Suscríbete al blog