Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

Robots asistenciales, de compañía, para el turismo o el retail. Así avanza la robótica social en 2019

21 Agosto 2019
robótica social

Cloi, Stevie II, Kiki o Ai-da son algunas de las novedades en robótica social de 2019.

A finales del siglo XX, Honda desarrolló una serie de robots que intentan imitar el movimiento, comportamiento y lenguaje de los humanos. El más conocido fue Asimo, un robot con capacidad para reconocer el entorno, responder a estímulos y moverse con agilidad. Así se inició el camino de los denominados robots humanoides o sociales.

Otras compañías han continuado la estela de Honda. Hanson Robotics ha desarrollado a Sophia, Softbank Robotics a Pepper y Nao, mientras que otras empresas han apostado por los robots mascotas como interface para interactuar con el usuario.

Los avances en inteligencia artificial, reconocimiento de imágenes y sensores permiten a los fabricantes de robots lanzar nuevos modelos. Estas son las principales novedades de 2019:

Cloi, 3 modelos de robots para turismo y retail

Con el objetivo de posicionarse en el sector de la robótica, LG ha invertido en cuatro empresas de robots con sede en Corea y ha destinado 90 millones de euros al proveedor de datos del retail, Bossa Nova Robotics.

Algunos de los frutos de esa apuesta se vieron en el CES de 2018 cuando la compañía presentó tres modelos de Cloi destinados a turismo y retail.

Un año después, LG ha dado a conocer los resultados de estos robots:

  • Cloi CartBot: guía al usuario por los pasillos de los supermercados para ayudarle a encontrar los productos que necesita, se encarga de transportarlos y dispone de un sistema de pago. A pesar de estar orientado al retail, la compañía llevó a cabo una prueba en el Aeropuerto Internacional Incheon de Corea del Sur para poner a prueba su sistema de localización, reconocimiento y planificación de rutas en un aeropuerto transitado por 95 millones de pasajeros.
  • Cloi Guide Bot: es un punto de información en eventos, aeropuertos o espacios amplios. El pasado mes de septiembre, Hyundai anunció la incorporación de este robot a un concesionario en Corea del Sur. En esta prueba de concepto, Cloi Guide Bot, asiste en el proceso de venta de vehículos al responder a las preguntas de los usuarios, informales de promociones y dar detalles sobre los coches de Hyundai.
  • Cloi PorterBot: orientada al sector turístico, se encarga de transportar las maletas, dirigir al turista a su habitación o realizar el check in y check out.

Stevie II, al servicio de los ancianos

Hermano mayor de Stevie, un prototipo de robot asistencial diseñado en 2017, Stevie II destaca por su componente social. Esta versión avanzada pretende contribuir a la movilidad y el estado de ánimo de los ancianos.

Los ingenieros de robótica del Trinity College Dublin han incorporado tecnologías sensoriales, reconocimiento facial y mejorado la capacidad de interacción del robot. "Cuando presentamos a Stevie, en vez de preferir que recogiese objetos o realizase tareas, lo que la gente realmente quería era interactuar con él, tener una conversación o pedirle algún tipo de información", explica Niamh Donnelly, experta en IA del Trinity College.

Stevie II, por lo tanto, realiza las tareas más simples de su predecesor, como recordar la medicación, pero, además, identifica a la persona y responde a sus peticiones. El robot participa en varios programas pilotos vinculados al proyecto EPIC de la Unión Europea. Uno de los participantes en un piloto llevado a cabo en un centro de Dublín afirma: “Tengo asma y me recuerda qué medicamentos debo tomar. Pero lo más importante es su capacidad para, por ejemplo, hacer directamente una llamada de teléfono a los servicios de emergencia si alguien está incapacitado”.

 

Kiki, el robot amigo

Su aspecto y sus grandes ojos saltones recuerdan a un gato. Su comportamiento a  los tamagotchi que triunfaron en los años 90. Tiene cámaras, micrófonos y puntos táctiles. Y es que Kiki es un robot mascota destinado al consumidor final.

Diseñado por Zoetic, Kiki es capaz de identificar y recordar al usuario. Para ello, el robot utiliza la cámara instalada en su nariz. Tras reconocer al humano, adecua los movimientos de la cabeza para seguirle y responde a sus emociones. Si considera que su acompañante está triste, el robot canta y baila para animar a su dueño.  

Kiki necesita cuidados y ser alimentado. Responde a las caricias y saca la nariz. Cuando tiene hambre gruñe y su dueño, a través de una aplicación, debe dibujar la comida para alimentarlo. Del mismo modo, puede recompensarle cuando aprende algo nuevo con golosinas.

 

Ai-Da, la artista

Dos cámaras instaladas en sus ojos, permiten a Ai-da identificar el lienzo sobre el que debe plasmar su arte. Estas coordenadas son transferidas a un ordenador interno que, gracias a la inteligencia artificial, le permiten reproducir una imagen. El robot utiliza para expresar su arte un lápiz. Su brazo robótico no está preparado para soportar pinceles u otros utensilios como la paleta de colores.

Este robot es un homenaje de su creadora, Aidan Meller, a la primera programadora informática de la historia Ada Lovelace. De ahí su aspecto de mujer sin renunciar a la imagen de avatar.

Meller define al robot como “totalmente algorítmica, totalmente creativa. No piensen que es una impresora muy cara: no sabemos qué va a hacerem>”.

Compartir
Suscríbete al blog