Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

Los robots sociales más populares del mercado

09 Agosto 2018
Robot Romeo

Asimo, Qrio, NAO, Maggie, Pepper, Romeo o NAO son algunos de los robots sociales más populares del siglo XXI por su capacidad para interactuar con las personas.

Christoph Bartneck y Jodi Forlizzi definieron el robot social como un robot autónomo o semiautónomo que interactúa  y se comunica con los humanos siguiendo el comportamiento y las normas esperadas por su interlocutor. Los robots sociales o robots humanoides, por lo tanto, están especialmente diseñados para conversar, empatizar, ser amigable y cercanos, e identificar el lenguaje verbal y los gestos.

Uno de los primeros robots con capacidad para comunicarse con una persona, desplazarse y transportar pequeños objetos fue WABOT-1 diseñado por la Universidad de Waseda de Tokio en 1973. Su aspecto y funcionalidades distan mucho de los robots actuales. No obstante, al igual que la Serie E de Honda, siete robots creados por la compañía japonesa entre 1986 y 1993, sentaron las bases del diseño y el software de los robots humanoides más populares del siglo XXI.

ASIMO

Es uno de los robots más famosos del mercado. La apertura de la bolsa de Wall-Street en 2002, el partido disputado contra Barack Obama en 2014, el saludo a Angela Merkel en 2015 o a los Reyes de España en 2017 son algunas de sus apariciones más mediáticas.

Honda presentó en el año 2000 en Japón a Asimo, el resultado de  tres décadas de investigación. El robot, cuyo nombre procede del acrónimo de “Advanced Step in Innovative Mobility”, es capaz de reconocer el entorno, responder a estímulos externos, moverse con agilidad y recuperar el equilibrio.

Tras siete modelos, Honda anuncio en junio de este año poner fin al desarrollo de este robot para “centrarse en el diseño de robots con aplicaciones sanitarias, usando la experiencia y tecnologías cultivadas en los años de desarrollo de Asimo”.

Qrio

Con capacidad para realizar movimientos, reconocer voces y rostros, Qrio es un robot de 60 centímetros y 7,3 kilogramos de peso. Creado en 2003 por Sony, el robot tenía capacidad para correr a una velocidad de 23 centímetros por segundo, una habilidad que le permitió entrar en el Libro Guinness como “el primer robot bípedo con capacidad para moverse mientras ambas piernas se separan del suelo”.

Qrio fue promocionado en numerosos vídeos por la compañía, a pesar de que nunca llegó a comercializarse. En enero de 2006, Sony comunicó que dejaba de desarrollar este robot humanoide.

NAO

Cincuenta y ocho centímetros de altura, 5,6 kilos de peso, una gran agilidad y precisión de movimientos y un aspecto amigable, son las principales características físicas del robot NAO. Diseñado por Softbank Robotics, fue lanzado al mercado en 2006.

NAO conversa, camina y reconoce el resto de su interlocutor. Especialmente destinado a la educación, las potenciales de NAO se extienden al mundo de la empresa, los proyectos de responsabilidad social corporativa o la asistencia, entre otros. Próximamente, la empresa japonesa lanzará la versión 6 de NAO, un modelo más robusto y con nuevas características técnicas que mejoran la naturalidad y precisión de sus movimientos.

Robot NAO

Maggie

Desarrollado por el Robotics Labs de la Universidad Carlos III de Madrid, Maggie  fue presentado en 2007 como  un robot destinado a la asistencia, especialmente diseñado para interactuar con personas mayores. Este robot de 1,5 metros de altura, se desplaza, realiza movimientos, ve y dialoga con su interlocutor. Es capaz de bailar, cantar y jugar, e interactúa, además, a través de la pantalla táctil de su pecho desde la que el usuario puede tanto dar órdenes al robot como proporcionar información adicional gracias a la conexión a internet.

Romeo

Siguiendo el estilo Softbank Robotics, Romeo es un robot humanoide de 1,40 metros de altura que destaca por su aspecto cercano. Desarrollado para ayudar a personas mayores y/o con pérdida de autonomía, el proyecto Romeo comenzó en 2009 fruto de la colaboración entre la empresa con laboratorios e instituciones europeas.

Romeo puede abrir puertas, subir escaleras y coger objetos para facilitar la vida cotidiana de las personas. Actualmente, no se comercializa y Softbank Robotics trabaja con varios grupos de investigación para desarrollar soluciones orientadas a la asistencia.

Robot Romeo

Pepper

Diseñado a partir de NAO, Pepper salió al mercado en 2015. Su aspecto amigable, sus gestos, unido a su capacidad para conversar, interactuar, reconocer el rostro y empatizar con el usuario para adaptar las respuestas al estado de ánimo de su interlocutor generan una conexión emocional con todo tipo de públicos.

La tablet incrustada en el pecho, la posibilidad de integrarlo con otras soluciones, como chatbots, crm, sistemas de pago o asistentes virtuales, y los avances en inteligencia artificial han ampliado las potencialidades de uso de Pepper. Al igual que NAO, Pepper está orientado a la educación, el sector turístico, sanitario, la asistencia a personas o el retail, entre otros.

Robot Pepper

Bandit

“El robot es un catalizador para la interacción social”. Así define Maja Matari’c, jefa del proyecto de la Universidad del Sur de California, creadores del robot, a Bandit. Diseñado para expresar emociones simples a través del rostro y realizar movimientos, está orientado a las terapias de niños con autismo por sus dificultades para identificar las emociones.

Bandit está programado para simular habilidades sociales básicas. El modelo actual no tiene reconocimiento del lenguaje y para comunicarse con su interlocutor es necesario que un informático le indique las respuestas que debe ofrecer.

 

Compartir
Suscríbete al blog