Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

Blockchain: tipos de redes y aplicaciones de uso

13 Julio 2018
Blockchain

Alastria, Ethereum o Hyperledger son algunas de las redes del blockchain que permiten el desarrollo de nuevas soluciones.

Bautizada como la tecnología más disruptiva desde la llegada de Internet, el blockchain está llamado a revolucionar el mundo de los negocios por su capacidad de dotar de las características inherentes de confiabilidad, seguridad, inmutabilidad e independencia de la cadena de bloques a las soluciones diseñadas sobre esta tecnología.

¿Qué es blockchain?

Blockchain es la base de datos o el libro digital donde se almacena, ejecuta y registran todas las transacciones que se realizan en la red. La información se distribuye y aloja en tiempo real entre los dispositivos conocidos como nodos. Constituyendo, por tanto, una red pública, independiente, segura, descentralizada, transparente e inalterable que no requiere de la figura de una autoridad central ni de intermediarios.  

Don Tapscott, autor del libro La Revolución Blockchain, define a la tecnología de cadena de bloques como “un libro digital incorruptible de transacciones económicas que se pueden programar para registrar no solo transacciones financieras, sino virtualmente todo lo que tiene valor”. Por su parte, Ari Juels, profesor de la Universidad de Cornell y ex científico jefe de la firma de seguridad RSA,  considera que “es una forma de crear fuertes relaciones de confianza de una manera que internet no puede hacer por sí sola”.

Existen 3 tipos de blockchain:

    1. Pública

      Accesible a cualquier usuario, en las redes públicas de blockchain los integrantes de la red tienen derecho de lectura de la información, transmisión y validación. Son los propios nodos los que determinan qué bloques serán agregados a la red. 

      Bitcoin, Ethereum y Litecoin son las redes públicas más conocidas. Para formar parte de estas redes es necesario descargar la aplicación para conectarse y solicitar a los nodos la versión más actualizada de la cadena de bloques para tener los mismos derechos que el resto de participantes. 

    2. Privadas

      A diferencia de las públicas, no son accesibles a cualquier usuario, es decir, para participar en ellas es necesario recibir una invitación ya que una única entidad se encarga de mantener la cadena, dar permisos, proponer transacciones y aceptar bloques. Algunos expertos cuestionan la consideración de blockchain de este tipo de redes ya que sus características colisionan con algunas de las características inherentes del blockchain. 

      Hyperledger, de la Fundación Linux, R3,  o Corda, desarrollada por un consorcio de más de 70 instituciones financieras a nivel mundial son algunas de las redes privadas de blockchain.

    3. Híbridas

      Son una combinación de las dos anteriores. Aunque para formar parte de la red es necesario recibir una invitación, la información registrada en redes híbridas es pública para cualquier usuario. Las redes híbridas están administradas por organizaciones que se encargan, además, de realizar copias del registro. Las redes híbridas no están asociadas a ninguna criptomoneda, son los administradores los que proporcionan los recursos para generar los hash.

      Alastria es un ejemplo de red híbrida formada por más de 275 socios que funcionan bajo el rol de nodo validador o de nodo observador. Otro ejemplo de red híbrida es la plataforma Dragonchain de Disney que utiliza la licencia open source Apach 2.

Aplicaciones en blockchain

En 2017, el valor derivado de la innovación en soluciones basadas en blockchain generó 4 billones de dólares según Gartner. Las estimaciones de la consultora apuntan a un crecimiento exponencial en los próximos años que alcanzaría los 21 billones de dólares en 2020 y los 3,1 trillones en 2030.

Alex Puig,  CEO de Alastria, considera que “es una tecnología que podemos comparar con la revolución que supuso Internet. Blockchain es el nuevo Internet, pero aún más seguro y que, además de transferir información, te permite enviar y recibir valor.” En la misma línea, Christian Catalini, profesor de innovación tecnológica, espíritu empresarial y gestión estratégica en el MIT Sloan School of Management, establece una analogía entre el potencial del blockchain y la aparición de las ventas por internet. Catalini recuerda que en sus inicios Amazon se limitaba a vender libros, mientras que en la actualidad su catálogo de servicios es innumerable.

Aunque las soluciones basadas en blockchain se encuentran en fase de desarrollo, son muchas las compañías que han obtenido importantes resultados gracias a sus esfuerzos en innovación:

  • Blockchain aplicado al automóvil conectado

Vodafome, Roca Junyet y Everis están desarrollado un programa que actúa como intermediario entre los diferentes agentes que intervienen en un automóvil conectado para garantizar la seguridad de las transacciones empleando tecnología blockchain. 

  • Plataforma de servicios de SAP

La compañía ha lanzado una plataforma de servicios basada en blockchain que permite a las organizaciones crear aplicaciones utilizando la tecnología de la cadena de bloques.

  • Cumplimiento de RGPD mediante blockchain

La tecnología de la cadena de bloques permite registrar la existencia del consentimiento expreso, de obligado cumplimiento con la RGPD, garantizando la confiabilidad e inmutabilidad de la información gracias a la tecnología de la cadena de bloques.

  • Protección de derechos digitales con blockchain

KodakOne es la solución de Kodan y Wenn Digital para gestionar derechos de contenido audiovisual utilizando la tecnología blockchain. La plataforma rastrea la Red para controlar las licencias e identificar posibles robots. A la empresa estadounidense le ha salido un competidor, Baidu, conocido como el Google chino ha lanzado una aplicación para proteger las fotografías que circulan por la red.  

Compartir
Suscríbete al blog