Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

IOTA: el libro de contabilidad distribuido para la economía del Internet de las Cosas

23 Julio 2019
IOTA

Basada en Tangle, permite almacenar información de manera segura, transparente e inmutable. Sin recompensas,  ni coste de transacciones y sin operar en bloques.

Solo una letra separa IoT e IOTA. Y es que si la primera es un concepto creado para denominar la interconexión de objetivos inteligentes - vehículos, televisores, lavadoras, cámaras, sensores, etc. - a través de internet, IOTA nació con el objetivo de explotar nuevos modelos de negocio en el Internet de las Cosas.

De IoT a IOTA

Vocablo habitual en los círculos de investigación, el término IoT fue pronunciado en público por primera vez por Kevin Ashton, profesor del MIT, en 2009 durante una conferencia en el RFID journal. Una década después, IDC estima que el gasto mundial en IoT alcanzará los 745 billones de dólares en 2019.

Por su parte, IOTA surgió de la mano de David Sønstebø, Sergey Ivancheglo, Dominik Schiener y Serguei Popov cuando, en 2015, se propusieron crear un microprocesador para el IoT.

Un año después, y tras realizar una ICO para recaudar fondos, el 11 de julio de 2016 fue lanzada la red a través de la Fundación IOTA. La página de la organización sin ánimo de lucro define a la red como:

IOTA es el primer libro de contabilidad distribuido de código abierto que se está construyendo para impulsar el futuro del Internet de las Cosas con las microtransacciones de Feeless  y la integridad de los datos de las máquinas.

Fundación IOTA, el guardián del libro de contabilidad distribuido

Financiada con donaciones de empresas y particulares, subvenciones públicas y con token que cede la comunidad, la Fundación IOTA promueve una red abierta, de uso gratuito y dirigida por un ente independiente sin ánimo de lucro.

Con sede en Alemania, la Fundación tiene acuerdos con distintos organismos tanto públicos como privados con el objetivo de: investigar y crear nuevos conocimientos para potenciar la economía del IoT; desarrollar software;  educar y promover la tecnología y estandarizar y garantizar la adoptación del Internet de las Cosas.

¿Es IOTA una red blockchain?

IOTA no utiliza la tecnología de la cadena de bloques. Se basa en Tangle, un algoritmo DAG en el cual las transacciones se transfieren en paralelo y de forma diferenciada. En  cambio en blockchain, las operaciones se trasladan a una cadena de bloques cronológica y lineal.

Mientras en IOTA las operaciones se entrelazan entre sí al establecer un “flujo de conexiones individuales entrelazadas”, en las redes blockchain, como Ethereum, Bitcoin o Litecoin, cada bloque traslada la información al inmediatamente anterior y posterior.

Tangle es descentralizado, escalable y rápido al realizar muchas operaciones de forma simultánea. Para participar en la red, un usuario permite a otros acceder a la capacidad que no emplea de sus dispositivos conectados a internet. Ese trabajo computación se utiliza para verificar las dos transacciones anteriores. Para realizar una transacción es necesario confirmar dos ajenas.

Al igual que blockchain, permite almacenar información de manera segura, transparente e inmutable. Eso sí, sin minado, ni recompensas, ni coste de transacciones y sin operar en bloques.

Características de IOTA

  • No implica gasto energético al no necesitar minado.
  • No se puede minar y no existen recompensas. Es necesario verificar transacciones ajenas antes de transferir las propias.
  • Descentralizada, autorregulada y con un tratamiento de igual a igual entre usuarios.
  • Asociado al Internet de las Cosas. IOTA resuelve problemas del IoT.
  • Es una criptomoneda que utiliza Tangle.
  • Rápida y escalable. Mientras que en IOTA ronda las 500 transacciones por segundo, Litecoin se sitúa en torno a 56, Ethereum 20, o Bitcon 7.
  • Sin costes de transacción por operar ni por ejecutar en la red.
  • Sin latencia. Al eliminar la distribución de las transacción a través de la red.

IOTA ha conseguido el respaldo de empresas como Bosch, Microsoft, Cisco, Orange o Fujitsu, entre otros. Para el principal fundado de la red, David Sønstebø: “IOTA es un proyecto continuo y perpetuo. Nunca estará terminado. La idea es seguir haciéndolo crecer”.

Compartir
Suscríbete al blog