Esta página emplea cookies propias y de terceros para proporcionarte una gran experiencia de navegación, elaborar estadísticas de uso y proporcionar contenidos personalizados. Si continúas navegando, aceptas nuestra política de cookies

Aceptar

¿Qué es el Mercado Único Digital y cómo repercute en la innovación tecnológica?

26 Septiembre 2019
 innovación tecnológica

Si en 2015 la economía digital suponía el 1,9% del PIB de UE, se estima que en 2020 supondrá el 4% del PIB europeo.

La economía digital representa más del 20% del PIB mundial. Corea, Noruega, Islandia, Suiza y Japón lideran el ranking de países digitalizados, según el índice I-DESI. En Europa, el ritmo de digitalización avanza a diferentes velocidades. Mientras cuatro países – Finlandia, Suecia, Países Bajos y Dinamarca - se posicionan en el segundo puesto de la clasificación;  la digitalización global de los estados de la UE desciende hasta la onceava posición.

Las diferencias de digitalización también se plasman en las destrezas tecnológicas de los ciudadanos. El 43% de los europeos carece de la capacitación digital básica en plena era digital.

Ante esta situación, la Comisión Europea ha situado entre sus prioridades estratégicas el Mercado Único Digital.

Del Mercado Interior Europeo al Mercado Único Digital

Desde la creación del Mercado Interior Europeo en 1.993, los intercambios comerciales entre los Estados miembros han aumentado un 15% anual en los últimos 10 años, se han generado más de 2.500.000 puestos de trabajo adicionales, se han eliminado barreras arancelarias y administrativas y más de 500 millones de europeos pueden circular, trabajar y consumir por los países miembros, según la Revista de Economía ICE.

Pero la economía del viejo continente ha atravesado diferentes ciclos económicos. En los últimos 5 años, la Comisión Europea ha centrado sus esfuerzos en renovar sus estrategias para recuperar la fortaleza económica de la zona euro. Entre los ámbitos de prioridad, ocupa un papel destacado el Mercado Único Digital.

El mercado de la economía digital europea

El Mercado Único Digital (MUD) es el escenario europeo común para el desarrollo de la economía digital con un doble propósito:

  • Garantizar que los beneficios de la digitalización impliquen por igual a ciudadanos, empresas y países miembros.

La estrategia se asienta en tres pilares:

  1. Mejorar el acceso de los usuarios y las organizaciones a los bienes y servicios digitales en Europa.
  2. Crear las condiciones adecuadas y equitativas para el éxito de las redes digitales y los servicios innovadores.
  3. Máximo aprovechamiento del potencial de crecimiento de la economía digital

Además, la Comisión Europea estableció el Índice de la Economía y la Sociedad Digital (DESI) para medir los avances europeos en materia de economía  sociedad digital y creó una hoja de ruta con 16 acciones.

Innovación: el motor de la economía digital

Si en 2015 la economía digital suponía el 1,9% del PIB de UE, se estima que en 2020 supondrá el 4% del PIB europeo. La innovación tecnológica se convierte, por tanto, en uno de los motores de la economía de la Unión Europea.  Tal es así, que la CE estima que un verdadero Mercado Único Digital aportaría 415.000 millones al PIB europeo.

La nueva Comisión Europea tendrá que abordar la disrupción tecnológica del despliegue del 5G, la aplicación del blockchain, el uso ético de la inteligencia artificial o la política fiscal de la era digital. Afectando, así, al desarrollo tecnológico y la capacidad de I+D de las empresas e instituciones europeas.

Para la comisaria Margrethe Vestager, encargada de coordinar la adaptación de Europa a la era digital, “la digitalización tiene una enorme repercusión en nuestra forma de vivir, trabajar y comunicarnos. En algunos ámbitos, Europa tiene que recuperar el terreno perdido, como en las relaciones de empresas con consumidores, mientras que en otros ocupamos una posición de liderazgo, como en el comercio entre empresas. Tenemos que adaptar nuestro mercado único a la era digital, obtener el máximo provecho de la inteligencia artificial y los macrodatos, mejorar en el ámbito de la ciberseguridad y trabajar duro por nuestra soberanía tecnológica”.

Compartir
Suscríbete al blog